domingo, 3 de mayo de 2009

El cuento del Alacrán.

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.

Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:

"Perdone, ¡ pero usted es terco ! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?". El maestro respondió:

"La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". Y entonces,ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida. No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones. Algunos persiguen la felicidad; otros la crean. Tenlo presente siempre.

Sencillo, no crees?? No busques más de lo que ves, no le des vueltas a los razonamientos, acepta a cada cual con su aguijón o dejales ahogarse.

6 lo ven a su manera:

Sakkarah dijo...

Me encanta esta filosofía, aunque es difícil de llevar...Pero creo que es lo que hay que hacer.

Muchs besos.

La cima dijo...

Sabio consejo, y como dicen en el comentario anterior, dificil, muy dificil de llevar en algunas ocasiones...Es que hay gente que pica, pero de verdad!!!, y que ganas te dan de cambiar el palo, pero hay que mantener la calma, ante todo, mucha calma!!
Besote

RuHm dijo...

Qué razón tiene este cuento...
Nunca se debe cambiar por nadie, siempre hay que ser uno mismo. Por mucho daño que te hagan...

txusman dijo...

cada vez dejo a mas ahogarse... me cansé hace tiempo de que me picaran...eso no me hace raro, verdad?
saludos

Miguel dijo...

gracias por tu bonito cuento...
espero poder pronto rodearlo con este dulce y soñador abrazo.

Milhaud dijo...

Muy difícil de llevar a cabo, pero no por ello menos cierta. Somos quien somos, y no deberíamos cambiarlo nunca independientemente de con quién nos encontremos.