jueves, 7 de agosto de 2008

Olimpiadas en Pekin.

Beijing, a ver porque narices no decimos Pekín, que es como la hemos llamado siempre.

Es más “in”, más cosmopolita, más leches, ni gritos ni pataleos sirven de nada, mañana empieza la dichosa olimpiada y todos como tontos delante del televisor a ver cuantas medallas nos llevamos.
Pues me niego, no pienso ver lo más mínimo de todo ese “escaparate”.
En marzo de 2004, China reformó su Constitución para incluir una cláusula según la cual “el Estado respeta y protege los derechos humanos”. A pesar de ello, numerosos activistas continúan encarcelados como presos de conciencia tras juicios motivados políticamente, y son cada vez más las personas bajo arresto domiciliario.
El gobierno chino prometió que no impondría “ninguna restricción a la labor informativa de los medios de comunicación y a la circulación de periodistas con anterioridad ni durante los Juegos Olímpicos”. Una mierda, siguen siendo igual que eran, restringiendo informaciones, con una fuerte censura en internet, unas imágenes que representan a agentes de policía advierten a muchos de los 210 millones de usuarios de Internet que hay en China de que no visiten “sitios web ilegales”, claro, lo que para ellos es ilegal, osea lo que no quieren que sea visto ni mostrado. También controlan el envío de mensajes de texto. Los que usen esta forma de comunicación para “poner en peligro la seguridad pública” o “propagar rumores” serán investigados.
En mayo de 2006, Pekín amplió el uso de una forma de detención sin juicio denominada “reeducación por el trabajo”, para “limpiar” la imagen de la ciudad antes de los Juegos Olímpicos. Este sistema persigue a personas que han cometido delitos leves pero que no se consideran legalmente delincuentes. Se les obliga a trabajar durante largas jornadas, de un modo similar al trabajo obligatorio en las prisiones.
Las personas pueden permanecer detenidas durante tres años y en ocasiones hasta cuatro. Entre los delitos punibles con arreglo a este sistema se encuentran los de propaganda ilegal, conducción de taxis sin licencia, actividad comercial no autorizada, vagabundeo y mendicidad. Las autoridades también pueden castigar la protesta pacífica o la disidencia.
Se cree que en China hay centenares de miles de personas recluidas en centros de reeducación por el trabajo repartidos por todo el país. Todas ellas corren un riesgo elevado de sufrir tortura o malos tratos.
China está a la cabeza de los países que utilizan la pena de muerte. En China la pena de muerte puede imponerse por unos 68 delitos, entre ellos delitos no violentos como fraude fiscal, malversación, aceptación de sobornos y algunos delitos relacionados con las drogas.
La represión en monasterios budistas en la región del Tibet fue una de las más duras en décadas y más de 1.000 monjes de los principales monasterios están desaparecidos y que posiblemente retenidos en campos hasta después de los Juegos.
El gobierno chino dijo que permitirá protestas pre-aprobadas en tres parques de Pekín durante los Juegos, pero es de esperar que una gran variedad de posibles protestantes, incluyendo aquellos que pelean por la independencia y autonomía de Tíbet, no tengan permiso, por no decir casi seguro.
Ayer, cuatro activistas de nacionalidad británica y estadounidense fueron sido detenidos y obligados a abandonar el país por colocar varias pancartas cerca del Estadio Nacional de China pidiendo la libertad de Tíbet. Dos de ellos dejarán el país hoy por la noche y los otros dos mañana, viva la libertad y los derechos humanos.
Aplaudamos delante del televisor, llenemos portadas de periódicos con las proezas de los deportistas, con los nuevos records, coleccionemos medallas, ya se habló mucho de torturas, de ilegalidades y de pasarse los derechos humanos por el forro, dentro de pocos días todo habrá terminado y ya nadie se va a acordar de todos los que son reprimidos, torturados y ejecutados en Pekín (Beijing, para el que lo prefiera)..

Fuente: Amnistía Internacional

5 lo ven a su manera:

abril dijo...

el mundo esta cada vez peor. Y por desgracia muchos se tapan los ojos para no ver la realidad. Yo no voy a estar pendiente de los Juegos, no me importan mucho la verdad, y en esta ocasión menos.
hasta pronto.

isla_errante dijo...

Ya estoy de vueltaaaaaaa
Toda la razon motse toda ,es inaudito que se politicen unos juegos por eso se le otorga a una cuidad y no a un pais y este lo hace para escaparate de su idea ya lo hizo Hitler y se sigue haciendo ,a nuestros deportistas le han dicho que de politica ni mu por que los pueden expulsar de los juegos y del pais y estos que esperan los juegos como ginda a su carrera deportiva se debaten entre callar y jugar o hablar y ser expulsados , un escaldalo como si no tubieran opiniones ,china es una dictadura y como tal es ferrea como pocas ,no hay libertad inclusibe el google se ha tenido que bajar los pantalones y haceder al buscador en china es no tener libertad a lo de Beijing, es que es su nombre en chino a mi tambien me gusta mas china.
Gracias por tus palabras en la Isla , no podre ponermeal dia en tus posts por que me seria imposible ,espero que me disculpes .
Besitos

Sakkarah dijo...

No entendo la ena de muerte, y detesto la tortura. Me da rabia el abuso de poder...

Un beso.

AZKIRA-PILAR dijo...

pues mira, te doy la razon del abuso de china, pero hay que admirar el esfuerzo deportivo de tantas ilusiones concentradas en quince dias, aunque sean reprimidas sus libertades, luchan por sus ilusiones y cada uno por su país, no crees?

ah, te dejo un regalito en mi blog, te pasas?

besos

abril dijo...

de nuevo opinando...cambio un poco mi opinión: mejor quedarse con la esencia de los juegos, dejando a un lado todo lo relacionado con la política, religión, etc. he visto un poco por la noticias, y realmente es emocionante ver como fruto del esfuerzo e ilusión de todos los deportistas se puede llegar muy alto.
:-)