lunes, 17 de noviembre de 2008

Las 7 Puertas

Visitando a Gambutrol, se me ha despertado otra vez el gusanillo de mi ciudad, y como si fuese un acto de telepatía, a última hora de la tarde del sábado estaba yo “aireándome” por ella.
Esta vez, como tantas otras, os dejo algo de su arquitectura, el edificio dels Pòrtics d’en Xifré, más conocido por todos los barceloneses como las 7 puertas.
Es un edificio de interés arquitectónico nacional. Fue el primer edificio con agua corriente en la ciudad y también la imagen de la primera fotografía hecha en España. Esta es la primera residencia de Pablo Ruiz Picasso cuando llega a Barcelona en 1895, desde su azotea pintó algunos de sus paisajes urbanos.
Lo construyeron Josep Buixareu i Françesc Vila bajo encargo de Josep Xifré, nacido en Areyns de mar y emigrado a Cuba donde hizo fortuna comerciando con pieles y con el contrabando. Fue al regresar a Barcelona cuando hizo el encargo de estas 5 casas que forman un gran pórtico como vivienda para sus familiares, tiene elementos románticos, de estilo isabelino, con columnas jónicas que forman sus arcadas. Un gran ejemplo de la burguesía neoclásica de la Barcelona de aquellos años de prosperidad. La planta baja fue destinada a comercios, lo que siempre hemos conocido como “las 7 puertas”, con gran cantidad de bazares.
Su fachada la verdad es una preciosidad, tiene muchísimos relieves donde se refleja el comercio, el mar, un reloj rodeado de imágenes que representan el tiempo, medallones con los retratos de Pizarro, Elcano, Hernán Cortés, Colón, Magallanes, el dios Cronos, y muchísimos símbolos masónicos. Presuntamente Xifré era un masón, muchos dicen que de ahí la forma de sus arcos y que sean 7 sus puertas exactamente, que es el número mágico de los masones.
En ella se inspiraron más tarde para construir la facultad de náutica, la Casa Collasso, la Carbonell, y todo lo que forma la visión que tenemos en el Pla de Palau.
Es un edificio con vida propia, donde se puede ir a tomar algo a su Café de les set portes o comer en su restaurante.
Lo dicho, que hay casas y edificios en Barcelona con vida e historias propias, y esta es una de ellas, de las que fue centro de la burguesía de la época dorada, que vio la expansión y el crecimiento de la ciudad, de las que puedes pasando horas haciéndole fotos y descubriendo cientos de detalles en su fachada, o dejar volar la imaginación y pensar en como fue en otros tiempos.

1 lo ven a su manera:

Sakkarah dijo...

Me ha resultado muy interesante.

Es muy bonita la fachada.

Un beso.