viernes, 26 de diciembre de 2008

Cuento oriental.

Un hombre fue invitado a comer en la mansión de unas personas muy ricas y llegó al ágape ataviado con ropas modestas. Al instante advirtió que los anfitriones eludían saludarlo y que los camareros evitaban servirlo.

Como vivía cerca, corrió a su casa y se vistió con una túnica muy cara y lujosa.
Así volvió al banquete, donde nadie había reparado en su ausencia. A su regreso, los dueños de la casa lo recibieron cortésmente y los criados mostraron ante él grandes ademanes de respeto.
Llegado el momento de la cena aquel hombre se quitó la túnica y la arrojó en medio de los manjares.
- ¿Porqué haces eso?, le preguntaron extrañados los anfitriones.
- Ha sido mi túnica y no yo la que ha recibido vuestro respeto y atenciones. Que sea ella la que se quede a comer.

Mi padre me contaba muchas veces que mi adorado Antonio Gaudí, cuando estaba empezando a construir la Sagrada Familia, se presentó un día a comer al hotel Ritz de donde era asiduo, vestido con el mono de trabajo de la obra y sin afeitar, uno de los camareros le prohibió la entrada al no reconocerlo y el sin discutir se fué, se afeitó, se puso un traje y volvió, esta vez el mismo camarero no le puso pegas y al servirle la comida, Gaudí se levantó, cogió su plato de sopa y se lo tiró por encima, el camarero pasmado sin decir nada, a lo que él le preguntó si era distinto verle así que vestido con mono de trabajo y se fue sin comer de allí.
Quizá sea una leyenda urbana, quizá Gaudí leyó cuentos orientales, pero me he acordado de el al leer este cuento.

3 lo ven a su manera:

Sakkarah dijo...

No me extraña que lo hiciera. A mi eso me da mucha rabia...

Un beso.

Yosef Un Clandestino dijo...

montse...
Si lograste la paz al reposar en mi
pecho y serenaste tus alboratados sentidos.. Yo te agradezco la energia brindada al reposar en mi,
donde apreciaste mi "deje y mi raro
acento" y la suerte es mia al tenerte clandestina en mi mundo..
Feliz noveno año de este joven milenio, que toda tu fuerza y aMor siga acompañandome/te, y gracias por existir en mi camino..
Clandestino.....

johncorey dijo...

Hola Montse, cómo estas? Un fuerte abrazo desde México.

Tenemos un refrán popular acá que dice: "Como te ven, te tratan", el cual refleja el desafortunado prejuicio en el que erróneamente caemos con facilidad a la hora de tratar a nuestros semejantes.

Feliz Año Nuevo para ti y tu familia, y mis mejores deseos hasta la tierra del Gran Gaudí.