viernes, 21 de septiembre de 2007

Otoño

Ya estamos en otoño, y con la caida de la hoja, a mí me llega la caida del “speed”, una es rara hasta para esto, a la mayoría le atonta la primavera, o le altera, pues no, a mí me “pone” el otoño. Me gusta notar como empieza el fresquito, ir sacando las primeras mangas largas del armario, me coloca en estado “hogareño”, me gusta ver como acorta el día y notar como apetece volver a casa, hasta lo veo todo como más bonito sin tanto reflejo de la luz del sol, empezar a ver las hojas de los árboles caidas en la calle, predominan los colores dorados, los rojizos, los tostados, los días empiezan a nublarse, apetece “ronronear”.
Para mí es la estación perfecta, me deja en estado reflexivo, como nostálgica, me apetece que me abracen, perderme en un abrazo y sentirme pequeñiiiiiiita, (claro que eso no es muy difícil),¿o sí?, pues un poco si, no suelo sentirme “pequeña” muy a menudo, poca gente es capaz de con un abrazo hacerme sentir así, pero el otoño lo consigue, y además me gusta la sensación de sentirme pequeña y protegida.
Sentarse y simplemente mirar el paisaje, es como si cada hoja que cae se llevase uno de mis pensamientos, ¿Quién dijo tristeza?, a mí no me parece triste, solo una etapa de “recogimiento”, de vuelta a la sensatez después de los estragos del verano, es como empezar otra etapa, volver a la vida diaria con los propósitos de siempre y ¿Por qué no?, alguno nuevo que te hace ver las cosas con otra prespectiva o con otros ánimos.
Hoy me siento hoja, ya hace unos días que me lleva meciendo el viento, me balancea, me cosquillea, me ha gustado sentir como se ponía mi piel de gallina al notar su frescor, me hace sonreir como una boba, me hace sentir bien, sentir ganas de ese abrazo en el que encogerme y dejarme acunar, cierra los ojos y siente el viento, nota como una hoja que cae te roza la piel, respira el olor a hierba y a frescor, ¿te sientes bien? ¿te sientes otoño?.

6 lo ven a su manera:

fire dijo...

joiaaaa....jajjaaaa....que me haschafao casi todo el post....kjejjejejee...
Esque tenia en borradores un post para colgarlo el domingo sobre el ottoño...y ahora tendre que reescribirlo entero porque parece clonico del tuyo...jejejee..
te lo juro...
asi que intentare no repetir y expresarlo de distinta forma...aunque el sentimiento sera el mismo..
ADORO EL OTOÑO...ES MI EPOCA FAVORITA...

un besazo preciosa miaaaaaa...
muaskkkkk

MErche dijo...

Pues a mí todo lo que lleve frío no me gusta nada de nada, es que a mí lo que "me pone" son las calores, odio el frío, la pereza que da salir de la cama, ponerte ropa de abrigo brrrrr!! sólo pensarlo me hielo XDD



Besazos

abril dijo...

me gusta el otoño, pero digamos que durante el día. al caer la noche más pronto me da la sensación que el día ya ha terminado, y al principio me cuesta habituarme, después ya está. prefiero los días largos, soleados, pero el otoño tiene su encanto (diurno para mi :-))besos

enkil dijo...

O sea que en otoño eres más peligrosa que en primavera ¿no? Ufff que peligro :-P

El Perro dijo...

Eres preciosa, Montse, te lo digo yo. Te imagino pequeñita, estupenda, protegida ¿por mí, me dejas? en un abrazo bajo las condiciones otoñales que describes.

A mí el otoño no me gusta, ¿sabes?, pero tú has hecho que me guste hoy.

Un beso grande.

El perro.

montse dijo...

Veo que la mayoría somos otoñales

Fire, lo siento mi niña, pero ya se sabe, se nos cae la hoja, jejeje.

Merche, si no hace frio, solo es la ausencia de ese calor agobiante, un pelin de frescor y si se siente frio, nada, se apretuja una (donde pueda) y listos
Besotes.

Abril, al día me refería, las noches, mmmmm, no se si quedarme con una acojedora noche invernal o con una bonita noche de verano, me pones en un dilema.

Enkil, ainsss, me haces cada pregunta, jajajaja, ya te lo contaré en otro momento, muacassssssssssssssssssssss.

Perro, si soy pequeñaja, lo de estupenda ya va a gustos, (conste que yo me gusto), ¿te ofreces voluntario a protegerme?, a ver si luego me gusta el abrazo y no te suelto, ¿me aullarás al oido?, bonita la historia del perro y la niña, un abrazo otoñal.